La Chulapa de Moncloa nos trajo el posible Gordo de Navidad