Ante el aumento de casos de coronavirus en el Viejo Continente, la mayoría de los países reaccionó con cierres. Con los rebrotes ya en curso, los gobiernos parecen una vez más acorralados entre confinamiento y colapso sanitario

«Los focos infecciosos en la comunidad siempre se mantuvieron por encima de un cierto umbral, donde si se relaja el distanciamiento físico, todo volverá» (Reuters)

Con los casos de COVID-19 en aumento en toda Europa y con una segunda ola que ya deja de ser amenaza para convertirse en realidad, gran parte de los países tomaron medidas similares para frenar los contactos humanos.

Hace dos meses, cuando las cifras comenzaron a aumentar después de una feliz tregua veraniega, los países aún abrigaban la esperanza de que medidas más limitadas y específicas pudieran prevenir una segunda ola.

Ahora, esa ola está llegando, con la fuerza de un tsunami: Europa superó a los Estados Unidos en casos per cápita; la semana pasada, representó la mitad de los más de 3 millones de casos notificados a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Y según manifestó la semana pasada el director regional de la OMS para Europa, Hans Klu, el continente “está nuevamente en el epicentro de esta pandemia”.

La mayoría de los países reaccionan, al parecer, sin un plan a largo plazo, simplemente tratando de evitar lo peor. Los funcionarios difieren sobre la mejor manera de reducir los números nuevamente y qué tan bajo es el nivel por el que deben esforzarse.

Y nadie sabe qué vendrá después. Para el virólogo de la Universidad de Medicina Veterinaria de Hannover, Albert Osterhaus, “los países pueden enfrentar una serie agotadora de bloqueos, un patrón de dientes de sierra, de ‘arriba y abajo y arriba y abajo’, que podría arruinar la economía”. Según él, “no hay estrategia en Europa”.

El bloqueo parecía una herramienta casi sorprendentemente contundente cuando China lo aplicó por primera vez en la provincia de Hubei el 23 de enero. Pero también demostró ser muy eficaz, y países de todo el mundo adoptaron el mismo enfoque en la primavera, aunque con distintos grados de intensidad.

Según publicó la revista ScienceEuropa tuvo una respuesta pandémica más impulsada por la ciencia que los Estados Unidos, pero a diferencia de muchos países asiáticos, no pudo evitar un resurgimiento. En lugar de utilizar el verano para reducir los casos prácticamente a cero, Europa celebró la temporada navideña.

“La gente parecía perder el miedo al virus”, consideró Michael Meyer-Hermann, modelador del Centro Helmholtz de Investigación de Infecciones que participó en la elaboración de los planes de cierre de Alemania.

El bloqueo parecía una herramienta casi sorprendentemente contundente cuando China lo aplicó por primera vez en la provincia de Hubei el 23 de enero (Reuters)

“Los focos infecciosos en la comunidad siempre se mantuvieron por encima de un cierto umbral, donde si se relaja el distanciamiento físico, todo volverá”, consideró Gabriel Leung, epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong. Los números aumentaron y sobrepasaron el otro pilar del control de virus, que algunos países nunca lograron llevar a cabo bien: probar, aislar casos y rastrear y poner en cuarentena a sus contactos.

No todo el mundo está convencido de que los encierros son la respuesta. El 28 de octubre, el día en que la canciller Angela Merkel anunció las nuevas medidas, la Asociación Nacional de Médicos de Seguros de Salud Estatutarios de Alemania presentó un documento de estrategia en contra del bloqueo. “No podemos poner a todo el país, ni siquiera a un continente, en un coma inducido durante semanas o meses”, dijo Andreas Gassen, director de la asociación.

Otro coautor, el virólogo Jonas Schmidt-Chanasit del Instituto Bernhard Nocht de Medicina Tropical, está convencido de que las restricciones previas al bloqueo de Alemania serían suficientes para evitar que el virus resurgiera, si se siguieran estrictamente.

En lugar de cerrar millones de lugares públicos y gastar miles de millones para mantenerlos a flote, Alemania debería gastar dinero en comunicar la necesidad de seguir mejor las reglas, hacerlas cumplir estrictamente e incluso crear algunas oportunidades para que las personas disfruten con seguridad de cosas más riesgosas como las fiestas”, dijo.

Pero la mayoría de los científicos dicen que los cierres son inevitables si Europa quiere evitar el colapso de los sistemas de salud, “aunque no es necesario que sean tan draconianos como en la primavera”, según Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

En ese entonces, “los países simplemente hacían absolutamente todo al mismo tiempo -destacó-. Ahora, pueden omitir medidas que restringen severamente la vida de las personas pero que no contribuyen mucho al control de virus”.

Al respecto, Devi Sridhar, presidente de salud pública global en la Universidad de Edimburgo, señaló que “no hay ninguna razón por la que tengamos que encerrar a las personas en su casa”, por ejemplo, siempre que mantengan su distancia afuera.

La mayoría de los científicos dicen que los cierres son inevitables si Europa quiere evitar el colapso de los sistemas de salud (Efe)
La mayoría de los científicos dicen que los cierres son inevitables si Europa quiere evitar el colapso de los sistemas de salud (Efe)

La primera ola de bloqueos proporcionó otras lecciones. Por un lado, enmarcar el debate como una elección entre la salud pública y la economía está mal, según Sridhar. Para él, “a más largo plazo, tener una propagación incontrolada es mucho peor para la economía; eso es lo que se vio en todo el mundo”.

Además, sostuvo que bloquear más tarde significa bloquear más tiempo: “Si espera hasta que su nivel de infección sea bastante alto, probablemente su bloqueo de dos semanas se convertirá en un bloqueo de tres meses”.

Así las cosas, la pregunta más importante de Europa es qué sigue. Osterhaus insistió en que la estrategia debería ser reducir los casos a cero mediante un bloqueo estricto y prolongado, combinado con estrictos controles fronterizos y cuarentenas para mantener el virus fuera.

Sin embargo, esa estrategia, aplicada con éxito por China, Australia y Nueva Zelanda, puede ser políticamente desagradable y requeriría una intensa coordinación entre países, lo cual es deficiente.

Otros instan a los gobiernos a que sigan el ejemplo de Corea del Sur: reduzcan los casos a un número reducido y mejoren el sistema de pruebas, rastreo y aislamiento de casos lo suficiente como para evitar que el virus resurja.

Por ahora, Europa parece estar estancada en un tercer escenario: bloquearse para evitar que el sistema de salud se doble. Para Kucharski, “la esperanza es que las vacunas, los tratamientos y las mejores opciones estén disponibles en el nuevo año”. “Todo lo que podemos hacer ahora es romper la ola, pero el nivel del agua seguirá siendo alto”, coinciden los expertos.