Madrid estrena un nuevo concepto de hábitat. El número 11 de la calle Montalbán en el barrio de los Jerónimos, es desde hoy una obra de arte habitable. La señorial edificación, cuya fachada, patio central y entrada han sido preservados debido a su valor histórico, exhibe en su interior la Ambientación Cromática Montalbán 11 del artista Carlos Cruz-Diez, concebida especialmente para la configuración de los espacios comunes y privados del inmueble, logrando una integración armoniosa entre arte y arquitectura en una edificación de uso residencial rehabilitada. El resultado ha sido una obra de arte total en donde color, luz, vegetación, movimiento, confort y calidades excepcionales son los protagonistas.

Ubicado en el epicentro cultural de la ciudad, en la zona de los museos (Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Museo Nacional del Prado y Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía), este conjunto de viviendas privadas de alta gama, integradas en este edificio histórico (1916), antigua sede de la Azucarera Nacional, está llamado a convertirse en un ícono de la arquitectura madrileña. Un espacio donde converge tradición y vanguardia.

La intervención espacial se plantea como una gran «caja sensorial», en la que todas las disciplinas (arte, arquitectura e interiorismo) se fusionan, aprovechando las singularidades de un edificio histórico. Destaca la calidad y fluidez lograda, la manera como los espacios de las viviendas se integran a los patios interiores aprovechando la luz natural, el uso de materiales y acabados excepcionales que proveen de elegancia y calidez a los espacios, la incorporación de vegetación, la especial atención prestada a la iluminación, la instalación de tecnologías modernas y la incorporación de eficiencia energética y sostenibilidad.

Además, se ha creado un recorrido cromático en perfecta simbiosis con el espacio, cuyo valor estético contribuye al enriquecimiento del conjunto.

En el hall de entrada, un mural de Induction Chromatique à Double Fréquence recibe al visitante. En esta obra, distintas gamas cromáticas aparecen y desaparecen continuamente, en función de la dirección e intensidad de la fuente luminosa y del desplazamiento, ángulo y distancia de observación del espectador
En la cabina transparente del ascensor sus usuarios observan una vibrante Chromointerférence que evoluciona durante el tiempo del trayecto de ascenso y descenso, modificándose en cada planta, dando como resultado ocho armonías cromáticas diferentes.
Las Transchromies ubicadas en cada piso, hacen que sus ocupantes perciban las variaciones cromáticas que provocan los paneles de metacrilato transparentes de colores sustractivos, brindando al observador composiciones geométricas y gamas cromáticas que se renuevan constantemente por la incidencia y movimiento de la luz del sol a lo largo del día.

Un nuevo concepto de hábitat

Montalbán 11, es un emplazamiento privilegiado donde está presente la huella de un noble pasado en perfecta sinergia con el arte y la arquitectura. En este nuevo icono de la ciudad convergen el estilo constructivo de la era industrial, lo orgánico de la era moderna y el confort y lo sensorial de la contemporaneidad. Estamos hablando de un nuevo concepto de hábitat, como lo expresara Cruz-Diez: “El hecho arquitectónico se transforma en un escenario donde los habitantes y visitantes del edificio, al interactuar con las obras, se convierten en coautores de la misma al generar variaciones cromáticas en el espacio y el tiempo de su trayecto. Las obras de arte le confieren al entorno patrimonial un valor emocional y afectivo, contribuyendo a afianzar el sentido de referencia, pertenencia y orgullo de residir en este excepcional inmueble”.

Visionarios

Este nuevo icono de Madrid nace de la colaboración entre emprendedores visionarios de distintas disciplinas, quienes han trabajado en perfecta sintonía para hacer realidad el primer proyecto de integración de arte y arquitectura en España, un nuevo icono de la arquitectura contemporánea y verdadero patrimonio artístico para la ciudad de Madrid. Esta novedosa iniciativa ha sido promovida por Maximilian Pizzorni, en representación de Italinmuebles. La rehabilitación ha estado a cargo de Carlos González Weil, del estudio de arquitectura Molior, quien ha desarrollado el concepto arquitectónico del proyecto de rehabilitación, ha reunido a este equipo multidisciplinar y ha dotado a esta edificación patrimonial de eficiencia energética y soluciones sostenibles. Karina Saravo Sánchez de In Situ Art Projects, estudio de arquitectura -filial del Grupo Odalys– dedicado a la integración de las artes, ha realizado la integración de las obras de arte a los espacios protegidos del inmueble, trabajando de la mano del artista Carlos Cruz-Diez, desde el año 2016. Las obras de arte han sido materializadas por el Atelier Cruz-Diez, firma francesa de soluciones tecnológicas aplicadas al arte, liderada por Carlos Cruz Delgado, director del taller e hijo del artista. Por su parte, Totón Sánchez, mediante su estudio Sánchez+Sánchez ha creado el concepto de interiorismo del inmueble, dotándolo de confort, elegancia y calidez. Fernández Molina, bajo la dirección de José Fernández Álvarez,  ha sido la empresa constructora encargada de la rehabilitación integral del edificio. Más de 50 empresas han complementado este equipo multidisciplinar para lograr dotar de valor a esta rehabilitación tan singular.

El Madrid de Cruz-Diez

Con una trayectoria de seis décadas de figuración destacada en el arte contemporáneo, 258 obras monumentales repartidas en cinco continentes y con una descollada presencia en las colecciones permanentes de los principales museos del mundo, incluyendo el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza y el Museo Reina Sofía, Carlos Cruz-Diez está considerado como uno de los más importantes representantes del arte óptico y cinético y uno de los más relevantes teóricos del color del siglo XX. Una de sus más significativas obras de integración de su arte en espacios públicos se encuentra en Madrid, ubicada en el Parque Ferial Rey Juan Carlos I, se trata de su Fisicromía para Madrid (1991), con una estructura voladiza de 40 metros de longitud.  Sobre su Ambientación Cromática en Montalbán 11, Cruz-Díez expresó: “Este proyecto significa mucho para mí, no solo por ubicarse en Madrid, ciudad que visité por primera vez en 1955, sino porque nunca imaginé que yo pudiera realizar una obra de integración a mis 94 años, más aún en un edificio residencial protegido por su valor histórico; me enorgullece, también, pues demuestra que es posible vivir dentro de una obra de arte”.

Un nuevo Madrid

Como nuevo icono cultural de la ciudad de Madrid, Montalbán 11 forma parte de una serie de proyectos e iniciativas que significan un impulso para el desarrollo del nuevo Madrid; un Madrid cosmopolita a la cabeza de la vanguardia internacional. La capital acoge una positiva promoción de su imagen a través de una oferta turístico-cultural única y de referencia que demuestra que la transformación urbana de la mano del arte no cesa aún en la dificultad. Además, el lanzamiento de Montalbán 11, contará con una serie de tertulias, eventos y actividades de próximo anuncio que posibilitará el acercamiento de este espacio de residencias privadas a un público más amplio, de la mano de la productora Think, cuyos últimos trabajos, ‘Spain Passion’ y ‘Go Spain!’ se han enfocado en la promoción de España a nivel internacional, y muy especialmente en China. Así es como la Ambientación Cromática Montalbán 11 inspira una nueva humanización de la ciudad y el espacio habitable.

Fuente: © In Situ Art Projects